martes, 3 de noviembre de 2009

La guerra de reforma

La crisis económica, la deuda externa, la miseria y el desorden que dejó en México la guerra contra Estados Unidos, hicieron reflexionar a algunos mexicanos acerca de las causas de la catástrofe.
Estas personas tenían diferentes ideas sobre las causas y el camino que debía seguir la nación, por lo tanto se agruparon en dos partidos: los liberales y los conservadores.


El Partido Conservador, dirigido por Lucas Alamán (imágen izquierda), creía que la causa de la crisis era la separación de España, por lo tanto México debía regresar a un gobierno monárquico, protegido y dirigido por un rey europeo, que fuera centralizado, poderoso, elitista y católico.




Por otro lado el Partido Liberal, dirigido por Benito Juárez, Melchor Ocampo y Miguel Lerdo de Tejada, tenía como base las ideas de la ilustración. Ellos creían que la crisis se debía al estancamiento de la producción, provocado por las rebeliones y golpes de Estado, que eran consecuencias de la falta de libertades, el alto costo del ejército y la baja producción del terreno agrícola, el cual le pertenecía a la iglesia. Los liberales buscaban un gobierno donde hubiera igualdad, proponían la libertad de culto, la educación laica, la supresión de privilegios para la iglesia y el ejército y la protección de derechos.


Para 1854, la crisis, la miseria y el mal gobierno de Santa Anna desataron la Revolución de Ayutla, dirigida por Juan Álvarez que era mimbro del Partido Liberal. Durante esta revolución los liberales proclamaron el Plan de Ayutla, donde desconocían el gobierno de Santa Anna y se convocaba a un congreso para elaborar una constitución. En 1855 santa Anna huyó del país y Juan Álvarez ocupó la presidencia.




Después de gobernar tres meses Álvarez renunció a la presidencia y lo sustituyó Ignacio Comonfort. Durante los dos gobiernos, en 1855, se convocó a un congreso extraordinario que promulgó la Ley de Juárez y la Ley de Lerdo. La Ley de Juárez abolía los privilegios de la iglesia y del ejército. Por su lado la Ley de Lerdo obligaba a la iglesia y a las comunidades indígenas a vender sus tierras. Con esta ley no previeron que los campesinos tendrían que trabajar por un salario mínimo bajo las órdenes de nuevos latifundistas y empresarios agrícolas.



En febrero de 1856 se instaló el Congreso Constituyente, donde un año más tarde, el 5 de febrero, se promulgó la Constitución de 1857, en la cual se establecía que México sería una república federal y democrática dividida en tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial. Se suprimió la vicepresidencia y se dispuso que en ausencia del presidente, el gobierno quedaría en manos del Presidente de la Suprema Corte de Justicia.  En esta constitución se consagró el respeto a las garantías individuales: libertad de pensamiento, de imprenta, de expresión, de comercio, de trabajo y de asociación. Lo que no se reconoció fue la libertad de culto y tampoco se decretó la separación de la iglesia y el Estado.  Al proclamarse la constitución se nombró como presidente a Ignacio Comonfort y a Benito Juárez como presidente de la Suprema Corte de Justicia.


El partido Conservador y la Iglesia, no estuvieron de acuerdo con la constitución, por lo tanto Félix Zuloaga se levantó en armas y proclamó el Plan de Tacubaya, en el cual se desconocía la constitución y se convocaba a otro Congreso Constituyente, para elaborar una nueva constitución. Este plan fue apoyado por el presidente Comonfort, porque quería evitar una guerra civil. Benito Juárez fue encarcelado


Después del levantamiento conservador, la guerra civil se desató, algunos siguieron el Plan de Tacubaya, y otros se mantuvieron fieles a la Constitución.


Comonfort, que buscó pacificar al país, fue destruido por los conservadores y abandonado por lo liberales, por lo tanto deicidio abandonar el país, sin antes liberar a Juárez. Siendo Juárez presidente de la Suprema Corte de Justicia, tomó la presidencia y huyó a Guanajuato donde estableció, lo que los liberales llamaron el “gobierno legal”. A partir de este momento existieron dos gobiernos en México: el conservador con Félix Zuloaga, ubicado en la ciudad de México y el liberal con Juárez en Guanajuato.



Ambos gobiernos buscaron el apoyo extranjero para combatir al adversario.
Los conservadores buscaban el apoyo europeo por lo tanto en 1859 firmaron con España el Tratado de Mont-Almonte. Este tratado reconocía las reclamaciones de España sobre los daños causados y promovía la intervención en México.
Por el otro lado, los liberales buscaban el respaldo de Estado Unidos, y en el mismo año firmaron con dicha nación los Tratados McLane-Ocampo, por medio del cual se dio derecho de paso y se otorgaron ventajas fiscales al comercio y al préstamo.


La guerra entre conservadores y liberales duró tres años, de 1858 a 1861. Durante el primer año, el ejército liberal fue continuamente derrotado ya que el ejército conservador contaba con el apoyo de la Iglesia.
En 1859, Juárez instalado en Veracruz promulgó las Leyes de Reforma para debilitar al bando contrario. Entre las leyes más importantes estaban:
  •  Ley de la nacionalización de los bienes del clero

  •  Ley de libertad de Cultos


  •  Ley de separación de la Iglesia y el Estado


  •  Ley del registro civil





Para 1859, el partido liberal empezó a ganar terreno, gracias a los ingresos de la venta de tierras confiscadas a la iglesia. El ejército conservador fue derrotado en Silao y después en Guadalajara, lo que les permitió entrar a la Ciudad de México en 1861, posesionándose Juárez como Presidente Constitucional.
A pesar de la victoria liberal, los conservadores no se rindieron y buscaron el apoyo europeo. Es por eso que decidieron pedirle a Napoleón III que enviara a un emperador para que trajera paz y prosperidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada